Cambios fisiológicos en el ojo con la edad

Cambios fisiológicos en el ojo con la edad

Desde que nacemos hasta la edad adulta hay cambios a nivel ocular que van a influir en nuestra agudeza visual a lo largo de la vida. El sistema visual se desarrolla muy rápido, nacemos con todas las estructuras oculares “formadas” y gracias al aprendizaje y al entorno que nos rodea, se van desarrollando las habilidades motoras, binoculares y acomodativas.

En los primeros meses de vida se adquieren las habilidades motoras de cada ojo, se desarrolla el área macular de la retina o sitio de máxima agudeza visual y a partir de los 6 meses, se desarrolla la binocularidad y poco a poco se va incrementando la agudeza visual. Es a partir de los 4-5 años donde ya alcanzamos agudeza visual unidad.

Pero, ¿ qué ocurre en el ojo a medida que envejecemos ?

Vamos a explicar como afecta el envejecimiento a nivel ocular :



El cristalino, la lente que ayuda a enfocar a diferentes distancias , a partir de los 40-45 años empieza a perder su transparencia y se vuelve opaco ( cataratas ). Éste se vuelve más rígido, aumenta de espesor y empieza a aparecer una pérdida de la amplitud de la acomodación llamada presbicia o vista cansada. Cuando el cristalino aumenta de tamaño puede provocar una reducción del ángulo iridocorneal que dificulta la salida del humor acuoso y , por ende , un aumento de la presión intraocular o glaucoma. Esa presión intraocular elevada a largo plazo ocasiona una pérdida de células ganglionales de la retina que van a ocasionar una reducción irreversible del campo visual periférico.

Además los músculos ciliares que mueven el cristalino para enfocar en cerca , se vuelven más rígidos haciendo que la lectura y tareas de cerca resulten más difíciles.

La córnea con la edad pierde parte de su transparencia debido a la pérdida de células endoteliales , además se acumulan depósitos de lípidos sobre ella que se conoce como arco senil o gerontoxon.

El humor vítreo pierde parte del agua de su interior, aumentando la concentración de fibras de colágeno y esto conlleva a una pérdida de transparencia del mismo. Al perder liquido de su interior aparecen pequeños grumos conocidos como miodesopsias o moscas volantes. Al contraerse el humor vítreo ( si esto ocurre de una forma brusca ) puede traccionar la retina sensorial y provocar desprendiemiento de retina con mayor o menor pérdida de la agudeza visual según el área afectada.

Además pueden aparecer imágenes no nítidas en retina (halos) que provocan pérdida de sensibilidad al contraste y degradación.

A nivel de retina hay una pérdida en el número de fotorreceptores ( conos y bastones ) que disminuyen a partir de los 60 años. Las células ganglionares de la retina se reducen a partir de los 20 años, es decir, hay una degeneración de células entre los 20 y 60 años. Además se produce un deterioro del epitelio pigmentario de la retina , estructura encargada de alimentar y eliminar las sustancias de desecho para un buen funcionamiento de los fotoreceptores , y en consecuencia , una pérdida progresiva de agudeza visual con los años.

Con la edad hay una disminución del tamaño de la pupila , lo que provoca que necesitemos 4 veces más luz para hacer una tarea que una persona joven. Pero no sólo disminuye la pupila a partir de los 50 años sino que la pupila se vuelve menos reactiva a los cambios de iluminación. Todo esto provoca pérdida de sensibilidad al contraste y de agudeza visual ,por eso las personas mayores se vuelven más torpes.

Los párpados se vuelven más laxos o flácidos y empieza a aparecer una ptosis senil o caída de los párpados con la edad. Esta caída puede provocar disminución de la calidad de la imagen si llega al área pupilar. Además el borde del párpado se puede revertir hacia fuera ( ectropión ) o hacia dentro ( entropión ) provocando sequedad ocular por exposición de la córnea y la conjuntiva al medio externo. También hay una pérdida de pestañas en los párpados y malformación de las mismas.

La lágrima se ve afectada también con el paso de los años. La glándula lagrimal produce menos cantidad de lágrima. Esto se une a que las glándulas de meibomio se atrofian provocando que la capa lipídica sea menos uniforme y aumente la evaporación de la lágrima .Este patología se la denomina síndrome de ojo seco. También puede verse afectada la producción de lágrima por ciertos medicamentos de enfermedades sistémicas como antiglaucomatosos ,ansiolíticos, antidiuréticos, antihistamínicos , antidepresivos …

Como no podemos luchar contra el envejecimiento es importante mantener una buena salud en general para llegar en mejores condiciones a la tercera edad de la vida. Desde Óptica Ruiz le aconsejamos una revisión rutinaria optométrica anual , acticidad física al menos 150 minutos semanales y dieta rica en antioxidantes, omega 3, pescados, brotes verdes , reducción de la cantidad de carnes rojas , evitar la bollería industria , no fumar y en definitiva mantener una dieta mediterránea.